Alcalá de Henares: descubriendo la ciudad natal de Cervantes

Cultura, arte y belleza se reúnen en esta preciosa ciudad situada en la zona este de Madrid. Famosa por ver nacer en 1547 al célebre escritor Miguel de Cervantes, Alcalá de Henares destaca por su aroma antiguo que combina a la perfección con la juventud del ambiente universitario que la puebla. Los espacios culturales, los rincones históricos y sus cafés y restaurantes absolutamente románticos serán el entorno ideal para darse una vuelta en pareja y disfrutar de sus encantos. Enamorar a alguien en esta ciudad será una tarea muy sencilla…

Plaza Cervantes alcalá

Plaza de Cervantes, centro neurálgico de Alcalá

Desde la plaza de Cervantes

El punto neurálgico de la ciudad es sin duda la Plaza de Cervantes. Alrededor de esta se concentran algunos de los lugares más famosos, por lo que visitar lo mejor de Alcalá no tomará mucho tiempo. En ella, se podrán contemplar la Capilla del Oidor -edificio en el que fue bautizado Miguel de Cervantes- y el Corral de Comedias, una auténtica obra de arte del siglo XVII. Si apetece un buen café, La Tertulia se ha consagrado como un clásico de la ciudad. Desayunos tradicionales en los que no podía faltar el pan tostado con tomate y aceite de oliva o el pincho de tortilla española se encuentran entre sus delicias además de una carta de cafés muy variada. ¡Una forma estupenda de comenzar el día!

fotos alcala de henares

Monumento a Cervantes en Alcalá de Henares

Paseando por el centro histórico

Siguiendo nuestro camino por el casco histórico, es fácil llegar a la Universidad Cisneriana donde su espectacular fachada nos traslada a otra época. En su interior, en el Paraninfo, se hace entrega del famoso premio Cervantes. Se recomienda vivamente volver a este punto al acabar el recorrido, ya que su iluminación nocturna le confiere al edificio un aspecto onírico.

Otros edificios universitarios de interés cercanos son la Facultad de Filosofía y Letras, situada frente a la plaza y un poco más adelante, el Colegio de los Trinitarios y después, el edificio de San José de Caracciolos, donde actualmente se imparten carreras universitarias vinculadas al mundo de las letras.

¿Ha llegado la hora de comer? ¡Perfecto! La Ruta de los Mesones de Alcalá de Henares ofrece a los turistas cuatro excelentes locales en los que es posible degustar una gran variedad de platos con lo mejor de la cocina manchega. Así, en la calle Carmen Calzado -una pequeña perpendicular a la calle Mayor-, se sitúa Las Cuadras de Rocinante. Unas tapas de altura en un mesón que nos transporta a otra época será el ambiente ideal para sumergirnos del todo en este pequeño viaje por Alcalá. Y aunque sea difícil, es aconsejable dejar un hueco para el postre…

Desde aquí, paseando por la calle Mayor, numerosas pastelerías tradicionales nos tentarán con los azucarados perfumes de sus postres típicos. Realmente imprescindible serán las almendras garrapiñadas. Si los amantes de las almendras no han tenido bastante, las tejas –elaboradas también con almendras- son otro de los dulces recomendados. Y si todavía tenemos más ganas de azúcar, la costrada, las rosquillas o las migas con chocolate son sencillamente deliciosas.

Palacio Arzobispo Alcala

Palacio arzobispal de Alcalá

Al caer la tarde

Con el antojo por lo dulce resuelto, nada mejor que deleitar a la pareja con otro paseo hacia La Plaza de los Santos Niños. De camino hasta ella, siguiendo por la calzada peatonal de la calle Mayor, pasaremos por la Museo Casa Natal de Cervantes, donde los muchos turistas que se dejan caer por estas calles no pasan por alto la oportunidad de fotografiarse junto al Don Quijote de bronce, eternamente sentado en el banco situado junto a la casa.

Una pequeña desviación hacia la derecha desde la misma plaza y nos toparemos de frente con el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid situado en la Plaza de las Bernardas. Y en la Plaza del Palacio, encontraremos el gran Palacio Arzobispal y sus jardines. Un romántico lugar en el que hacer un alto en el camino y disfrutar del privilegiado entorno en el que se halla.

Universidad de Alcalá

Universidad de Alcalá de Henares

Y al terminarse el día…

Ya hemos llegado, por fin, a la Plaza de los Santos Niños. En ella, se eleva la antigua Colegiata de los Santos Justo y Pastor, llamada Catedral Magistral desde 1991. Esta catedral de estilo gótico fue restaurada en el recién pasado siglo XX.
No muy lejos, en la calle Empecinado se encuentra La Galatea, uno de los mejores restaurantes para cenar de la ciudad. Especialmente recomendada la berenjena a la miel o su solomillo al punto.

Para poner el punto final a un día lleno de sensaciones, aromas y sabores, el Café Continental es uno de los más románticos de la zona. Situado en la calle del Empecinado, el local cuenta con varias salas además de un amplio patio interior adornado con emparrados que cubren mesitas regentadas por brillantes velas. Para otorgarle mayor encanto, diversas jaimas se reparten en este patio. Música ambiental suave y una carta de cócteles, cafés e infusiones se ofrecen para garantizar una velada de cinco estrellas.

Y después, regresando al punto de partida, las luces reflejadas en la Universidad Cisneriana terminarán por conquistar a nuestro acompañante. Y, ¿quién sabe? Quizás podamos robarle un beso rodeados por la Plaza de San Diego como único testigo…