Museos de Londres: a la búsqueda del tesoro en la capital del imperio

Londres: una de las ciudades más importantes de Europa y una de las más visitadas. ¿Cuál es su encanto? Para empezar, no tiene uno, ¡sino muchos! Sus autobuses rojos de dos plantas y sus míticas cabinas -también rojas-, la Abadía de Westminster, el Támesis, Piccadilly Circus, el Hyde Park, la Catedral de San Pablo y el Big Ben… ¿Quién no desearía contemplar cada uno de estos emblemas londinenses? Y es que incluso a pesar de sus cielos grises y de sus frecuentes lluvias tiene algo que invita al viajero a llegar hasta ella. Perdámonos en sus museos y perdamos el miedo al agua… Su clima es más amable de lo que parece y no llueve más que otras ciudades de Europa. Y dentro de los museos, el agua no puede alcanzarnos… Sumerjámonos en los museos de esta ciudad.

Entrada principal a la National Gallery de Londres

Entrada principal a la National Gallery de Londres

Cómo llegar a los diferentes museos londinenses

Sin dudarlo, la mejor opción es el metro. Llega a cualquier rincón y es más económico comparado con otros medios de transporte de la ciudad. El bien llamado “Tubo” es una gran herramienta para el turista, ya que a través de Internet es posible planificar las rutas y el tiempo a emplear para no perder tiempo en “perderse”.

Museos londinenses: una de las ofertas culturales más completas de Europa y del mundo

Imprescindible será el Britain Museum. Ubicado en Great Russell Street, muy cerca de otros museos, del Covent Garden y de la famosa Chinatown, cuenta con una gran antigüedad y además es gratuito. Para visitarlo en totalidad harían falta un par de días, aunque si solo se dispone de una mañana, es posible contemplar lo más destacado del mismo. A aquellos a los que no les gusten demasiado los cuadros, les encantará este museo ya que en él solo encontrarán objetos de los diferentes continentes y de todas las épocas.

Para los amantes de la pintura, la National Gallery será una parada absolutamente obligatoria. Apreciadas obras de Rembrandt, Van Gogh, Tiziano, Miguel Ángel o Velázquez se reparten en sus salas sin ninguna otra distracción artística. Otra joya gratuita de la ciudad con la que deleitarse que ofrece más de dos mil obras europeas fechadas desde el siglo XIII hasta el XVIII.

Monumento de las Nereidas, Museo Británico, Londres

Monumento de las Nereidas, Museo Británico, Londres

No podía faltar en Londres el famoso museo de cera Madame Tussauds que también tiene su lugar en ciudades tan célebres como Nueva York o Sídney. Es uno de los más populares, suele haber siempre cola para entrar y sus precios in situ resultan algo elevados. Por ello, una buena idea sería reservar la entrada a través de su página web para evitar esperas innecesarias y beneficiarse además de los grandes descuentos que se obtienen al comprarlo en línea y con antelación. Una vez dentro, se podrán contemplar -no sin gran asombro- grandes personajes del mundo del celuloide, estrellas musicales de la talla de Beyoncé o Madonna e, incluso, hasta miembros de la familia real británica.

El Imperial War Museum, de acceso libre- situado en Lambeth Road tiene como finalidad concienciar a los visitantes del impacto que las guerras han tenido en nuestra sociedad así como revelar los hechos desencadenantes de conflictos tan lamentables como la cruenta Primera Guerra Mundial.

En la concurrida Manchester Square, y en una bellísima mansión del siglo XVIII, The Wallace Collection presume de contar con una de las colecciones más interesantes de la ciudad. Consta de numerosas galerías repletas de obras pictóricas y objetos diversos -mobiliario, esculturas, armaduras- y en ellas resuenan los nombres de Canaletto, Velázquez, Remabrandt, Tiziano, Rubens y Van Dyck.

Un museo dedicado a la naturaleza no podía faltar en esta gran ciudad. El Natural History Museum se encuentra en Cromwell Road, es gratuito y es uno de los preferidos de los más pequeños, por lo que si se viaja en familia es muy recomendable. Seguro que los esqueletos de dinosaurios que viven en él no dejarán indiferentes a nadie e impactarán a grandes y pequeños por igual. Y las recreaciones de diferentes mamíferos en las salas de la biodiversidad conseguirán el mismo efecto. ¡Impresionante la ballena!

El impresionante hall del Museo de Historia Natural

El impresionante hall del Museo de Historia Natural

Otro de los preferidos por el selecto colectivo infantil, localizado en Exhibition Road y muy cercano al anterior, es el Science Museum. A lo largo de sus siete plantas se encontrarán numerosos inventos que han hecho historia además de actividades interactivas que permiten conocer el funcionamiento de algunos de ellos. Medicina y telecomunicaciones: todas las artes caben aquí para satisfacer a todos los visitantes. Y aunque el museo es gratuito, seguro que no importará pagar entrada para acceder al cine IMAX.

Finalmente, los amantes del arte moderno no pueden perderse el Tate Modern. En sus paredes conviven obras de artistas tan admirados como Picasso, Dalí o Warhol. ¡Nada que envidiar al MoMA!

Otros museos importantes de la ciudad son el Victoria and Albert Museum, el National Portrait Gallery, elLondon Museum, The Sherlock Holmes Museum -muy recomendado para los lectores de Arthur Conan Doyle-, el Sir John Soane’s Museum y el London Transport Museum.

Imposible no encontrar un museo que satisfaga nuestra curiosidad. ¡Y además, sin mojarnos!