Los mejores parques de Londres para disfrutar en primavera

Con la llegada de la primavera, Londres se tapiza de color. Los parques y espacios verdes de la ciudad, tan presentes en la vida cotidiana de sus habitantes, se transforman con los primeros días cálidos: cualquier resquicio de sol es una buena excusa para disfrutar de un pícnic en la hierba, pasear alrededor de los lagos, practicar deporte al aire libre o hacer volar cometas.

Si visitas la capital británica en primavera, no te marches sin perderte por sus frondosos pulmones verdes. Más allá del popular Hyde Park, aquí tienes algunos jardines y parques de Londres donde disfrutar en primavera.

LONDRES Holland Park

En primavera, los parques de Londres se llenan de visitantes. Foto: Angie Castells.

Un baño en Hampstead Heath

A 6,5 kilómetros al norte del centro de Londres se alza la colina de Hampstead Heath, un amplio reducto verde con aires rurales. Sigue los senderos que serpentean por entre los bosques y praderas de este inagotable espacio abierto, disfrutando del silencio y del estallido del entorno salvaje en primavera, y te sentirás muy lejos del alboroto diario de Londres. Desde la colina de Parliment Hill, además, podrás contemplar la silueta de la ciudad a lo lejos, con la catedral de St Paul y los modernos edificios de Canary Wharf.

Las 320 hectáreas de Hampstead Heath no solo albergan naturaleza y fauna, sino también espacios de recreo, como una pista de atletismo, un zoológico, parques infantiles y algunas cafeterías. Aunque el mayor reclamo de las instalaciones son los estanques repartidos por el parque, que permiten el baño. Están abiertos durante todo el año, pero es en primavera y en verano, cuando el sol comienza a calentar la piel, cuando los londinenses no dudan en lanzarse al agua.

LONDRES Hampstead Heath

Hampstead Heath es un enorme parque ideal para pasear o bañarse. Foto: Angie Castells.

El baño en los estanques de Hampstead Heath está regulado  (hay zonas de baño masculinas, femeninas y mixtas) y es de pago, pero si te apetece nadar en Londres, hacerlo rodeado de bosques en esta colina es una experiencia única. La entrada para un día cuesta 2 libras; o, si lo prefieres, en Hampstead Heath también hay una piscina donde nadar por 5,5 libras al día. Tras el baño, puedes relajarte tomando el sol en los prados o comprar un helado en el camión, que nunca anda lejos.

Los ciervos de Richmond Park

En el oeste de la ciudad, a una media hora en la red de transporte público, encontrarás otro santuario ideal para perderte en un día de primavera: Richmond Park, el más antiguo de los parques reales de Londres. Esta colosal reserva natural, tapizada de robles centenarios y colinas onduladas, cubre 955 hectáreas y es el hogar de una enorme riqueza de fauna, aunque su habitante estrella es el ciervo.

Unos 650 ejemplares viven libremente en el parque, y es común verlos mientras paseas por los caminos y bosques. La entrada más frecuentada del parque es la de Richmond Gate, y desde allí, puedes explorar Richmond Park a pie o en bicicleta y disfrutar de los lagos, los tapices de flores del área Isabella Plantation y unas increíbles vistas de Londres desde la colina King Henry VIII’s Mound.

Regent’s Park y Primrose Hill

Al noreste de Hyde Park encontrarás otro de los parques más extensos y acogedores de Londres. Se trata de Regent’s Park, un parque real diseñado en 1811 por el arquitecto John Nash que se expande a lo largo de 166 hectáreas y se divide en dos zonas: un gran círculo exterior, el Outer Circle, y un círculo interior, el Inner Circle.

LONDRES Regents Park

Regent’s Park es uno de los parques más elegantes de Londres. Foto: Angie Castells.

El círculo exterior, flanqueado por idílicas casas diseñadas por Nash, delimita las extensas praderas del parque, que invitan a practicar todo tipo de deportes. También al abrigo del círculo exterior, en el extremo norte de Regent’s Park, se encuentran el Zoo de Londres y un tramo del canal Regent’s Canal. El extremo oeste del parque, por su parte, brinda una bucólica imagen dominada por un lago rodeado de naturaleza, espléndido en primavera. Puedes navegar las aguas en un romántico barquito de remos, o sentarte a la sombra de un sauce y dejar volar el tiempo.

El círculo interior del parque contiene los jardines de Queen Mary y el Open Air Theatre, un teatro al aire libre donde, todas las noches desde mayo hasta septiembre, puedes disfrutar de musicales, representaciones y obras de Shakaspeare en un escenario entre los árboles. Aunque tal vez el rincón más especial de Regent’s Park, el que lo convierte en un parque ideal para dar un plácido paseo en primavera, es el Rose Garden, unos elegantes jardines colmados de más de 30.000 rosales y flores de todos los colores, que te atrapan con su aroma dulce.

Al norte de Regent’s Park, la colina de Primrose Hill comparte frontera y espacio verde con el parque. A medida que el terreno se eleva, entre praderas y senderos, Londres comienza a perfilarse en la distancia: desde aquí obtendrás una de las mejores vistas de la ciudad. En un día cálido de primavera, las laderas de Primrose Hill se llenan de caminantes, ciclistas y personas que disfrutan de un pícnic en la hierba. Alrededor de la colina encontrarás un gran número de cafeterías, y si paseas unos quince minutos hacia el este siguiendo el curso del Regent’s Canal, llegarás a Camden Town, la animada zona comercial donde se instala el estrafalario mercado de Camden.

LONDRES Primrose Hill

Desde Primrose Hill se disfrutan unas bonitas vistas de Londres. Foto: Angie Castells.

Las rosas de Holland Park

Cerca de otro de los mercados más frecuentados de Londres, el de Notting Hill y Portobello Road, se esconde uno de los parques con más encanto de la ciudad. Se trata de Holland Park, un acogedor reducto natural que, gracias a sus espléndidos jardines y a su ubicación, en uno de los barrios más selectos de Londres, invita a desconectar de la ciudad por unas horas.

LONDRES   Holland Park

Los jardines de rosas son una de las joyas del parque Holland Park. Foto: Angie Castells.

En Holland Park encontrarás prados de hierba donde tumbarte en un día de primavera, pero también bosques sombríos y húmedos donde escapar del sol en verano. Completan el pequeño parque varios estanques y pabellones, el jardín japonés Kyoto Japanese Garden, algunos parques infantiles y una cafetería. En los días cálidos, Holland Park es un hervidero de actividad: la gente disfruta de un helado, juega al ajedrez gigante o acude a las obras de teatro al aire libre que se representan en verano.