Qué ver en Brighton en un día desde Londres

Brighton, bañada por las aguas del Canal de la Mancha, es una de las ciudades con más encanto de Inglaterra. Sus extensas playas invitan a darse un chapuzón en la costa inglesa en verano y a disfrutar recorriendo el paseo marítimo y el Brighton Pier, el colorido muelle recreativo que se adentra en el mar.

A unos pasos de la costa, las antiguas calles históricas del pueblo pesquero de Brighthelmstone reúnen tiendas únicas y cafeterías independientes, y conducen hasta una de las atracciones más singulares de la ciudad, el exótico pabellón real Royal Pavilion.

Además de sus reclamos y de su animado ambiente, Brighton se encuentra a una hora escasa de Londres, te vamos a mostrar qué ver en Brighton en un día para una escapada rápida desde la capital.

Que ver en Brighton - muelle

Brighton, una escapada de un día ideal desde Londres. Foto: Angie Castells

Cómo llegar a Brighton desde Londres

Si viajas de Londres a Brighton en vehículo propio, toma la M25 desde la capital y llegarás a la ciudad de Brighton en 45 minutos.

Si viajas en transporte público, toma uno de los trenes de National Rail desde las estaciones London Victoria o London Bridge (el billete cuesta alrededor de 25 libras, ida y vuelta) y en una hora estarás en Brighton.

Si lo prefieres, también puedes tomar un autobús de National Express desde la estación de Victoria (unas 10 libras ida y vuelta) hasta Brighton. Aunque el trayecto es directo, tardarás dos horas en llegar a la costa, el doble que en tren.

En ambos casos, es recomendable que compres los billetes por adelantado, ya que a pesar de que hay varias frecuencias al día, la ruta Londres-Brighton es muy popular y, además, tal vez así consigas descuentos. La estación de autobuses de Brighton, Pool Valley, está en el corazón de la ciudad, mientras que la de tren está a apenas quince minutos andando de la playa.

Qué ver en Brighton en un día

Brighton Pier, el muelle de Brighton

En siglos pasados, muchas ciudades costeras del Reino Unido contaron con sus propios muelles recreativos, pero muy pocos pueden jactarse de haber sobrevivido al paso del tiempo como el muelle de madera de Brighton. El colorido Brighton Marine Palace & Pier, o muelle de Brighton, que se adentra desde la playa hacia las aguas del Canal de la Mancha, se inauguró oficialmente en mayo de 1899.

No tardó en llenarse de actuaciones y de los juegos recreativos de la época, y casi un siglo después, en 1980, de la sensación del momento, las máquinas de arcade. Desde entonces, el muelle de Brighton está asociado a las máquinas de juegos y a las atracciones, y si visitas la ciudad en familia, las luces de colores y la música que escapan del Brighton Pier serán un reclamo al que los más pequeños difícilmente podrán resistirse.

BRIGHTON - Muelle de Brighton

Turbo es la montaña rusa más famosa del muelle de Brighton. Foto: Angie Castells

Aunque lo cierto es que caminar hasta el extremo del muelle, incluso si las atracciones no te llaman la atención, es un paseo de lo más agradable. A un lado, el Canal de la Mancha; al otro, las animadas playas de la ciudad, que puedes contemplar desde una de las tumbonas gratuitas esparcidas por el muelle. A la hora de comer, el aroma de los puestos de fish & chips y de comida oriental llena el ambiente.

Y, si te apetece poner a prueba la adrenalina, junto a las atracciones tradicionales, como el carrusel, encontrarás propuestas solo aptas para valientes, como la montaña rusa The Turbo Coaster. Puedes comprar los billetes en las casetas que encontrarás en el muelle, o hacerte con una pulsera que te permitirá montar ilimitadamente en las atracciones durante todo el día.

El Royal Pavilion y el Museo de Brighton

Además del muelle, si visitas Brighton te será imposible pasar de largo el Royal Pavilion (‘El pabellón real’), una construcción tan magnífica como extravagante. Más parecida al Taj Mahal que a los palacios reales que conocemos, este pabellón se construyó entre 1787 y 1823 como una residencia de retiro del rey Jorge IV de Inglaterra. Si el exterior recuerda al estilo hindú, el interior te sorprenderá con una delicada decoración de estilo chino. El resultado es un palacio tan extravagante como armonioso, a pocos minutos del mar y con una siempre larga cola de visitantes esperando a contemplar las exquisitas estancias. Sin duda, uno de los lugares que ver en Brighton. 

BRIGHTON - Royal Pavillion

El Royal Pavilion y sus jardines. Foto: Angie Castells

Del Royal Pavilion cabe resaltar, también, sus jardines, que están abiertos al público. Son un buen lugar donde sentarse a descansar entre verde, más allá de la playa, y en verano es habitual ver actuaciones o músicos callejeros en los alrededores. También en los extensos jardines del Royal Pavilion está uno de los museos más destacados de Brighton, el Brighton Museum & Art Gallery, de entrada gratuita.

Es un museo que reúne colecciones muy variadas, desde moda y estilo hasta diseño o la historia de Brighton en los últimos siglos. El hilo conductor de todas las temáticas son exposiciones dinámicas e interactivas, que amenizan una visita para la que no te hará falta reservar demasiado tiempo, ya que el museo es relativamente pequeño. El Brighton Museum & Art Gallery cuenta con una cafetería y con una tienda de recuerdos con bastante material sobre la ciudad.

The Lanes, de compras en un barrio histórico

No todos los encantos de Brighton saben a playa: compruébalo paseando por el histórico The Lanes, entre el mar y el Royal Pavilion, antiguo barrio de pescadores donde las calles y callejuelas peatonales se han llenado de tiendas independientes de todo tipo, así como de restaurantes y cafeterías donde disfrutar de un respiro en uno de los lugares más especiales del lugar. Sucede lo mismo en North Laine, entre el Royal Pavilion y la estación de trenes, que concentra más de 400 tiendas, cafeterías y mercadillos independientes con un marcado carácter bohemio. Éste también es un buen lugar para tomar algo en un pub tradicional.

Algunos barrios de Brighton se alejan mucho de la imagen de la playa. Foto: Angie Castells

Algunos barrios de Brighton se alejan mucho de la imagen de la playa. Foto: Angie Castells

Si prefieres pasear por un centro comercial, muy cerca de la playa está el moderno y extenso Churchill Square Shopping Centre, y un poco más lejos, a media hora andando siguiendo el paseo marítimo, encontrarás el complejo de la Brighton Marina, con cines, tiendas outlet, restaurantes junto al mar y lugares de recreo como una bolera.

Más info en : https://www.visitbrighton.com/