Qué ver en Verona, Italia. Visita de un día desde Venecia

Si se tiene la suerte de estar en Venecia “la Ciudad de los Canales” algún tiempo, hay una visita obligada para aquellos que deseen conocer un poco más de la bellísima Italia. Hablamos de Verona, una ciudad que cobró gran importancia desde el mismo momento en el que Shakespeare la inmortalizara para siempre con su genial obra Romeo y Julieta.

La distancia entre Verona y Venecia es de solo ciento quince kilómetros. Y lo mejor de todo es que se puede llegar muy fácilmente aunque no se disponga de vehículo. Por tanto, reservemos un día para esta literaria excursión y dejémonos llevar por el espíritu romántico que todos llevamos dentro.

El río Adigio - Verona turismo

El río Adigio a su paso por Verona

Cómo llegar a Verona

La mejor opción para llegar a Verona desde Venecia es sin duda a través del tren. Así, el punto de partida será la Estación de Trenes de Santa Lucía. Con respecto al precio del billete desde este punto tenemos varias opciones, pero suelen rondar los veinte euros; este precio dependerá del tipo de tren a través del cual se decida viajar, pues existen trenes regionales y trenes rápidos. Estos últimos son los más recomendados ya que permiten al viajero llegar en tan solo setenta minutos mientras que los anteriores pueden tardar alrededor de dos horas. Y si no se quiere desperdiciar ni un segundo en el transporte, los trenes rápidos son la mejor opción. ¡No hay tiempo que perder!

Que ver y que hacer en Verona

Esta ciudad literaria ofrece numerosos puntos de interés turístico entre los que se pueden contar plazas, museos, iglesias, palacios, jardines, etc. Habiendo tanto que ver, habrá que hacer una selección muy minuciosa de los lugares más relevantes a fin de que podamos llevarnos una visión completa de la ciudad en tan solo un día.

Arena de Verona

En primer lugar, el Anfiteatro de Verona será una de las prioridades. Esta construcción nos remitirá irremediablemente al Coliseo romano y dependiendo del momento en el que lo visitemos, es posible que podamos asistir a un original espectáculo. Óperas y obras teatrales podrán conquistarnos para siempre.

Anfiteatro romano también llamado Arena di Verona

Anfiteatro romano también llamado Arena di Verona

Piazza delle Erbe

Dentro de la célebre Piazza delle Erbe se encuentra la Torre dei Lamberti. Esta torre se fechó en el siglo XV y garantiza a aquellos que accedan a ella las mejores panorámicas de la ciudad. Además, en esta plaza se concentra cada mañana un colorido mercado rebosante de vida y alberga ciertos edificios destacados que merecerá la pena contemplar.

La torre Lamperti en la Piazza delle Erbe

La torre Lamperti en la Piazza delle Erbe

Casa di Giulietta

Pero, ¿quién no se acuerda de la enamorada Giulietta? Para rememorarla, en la Via Capello se encuentra La Casa di Giulietta, donde la leyenda de los candados continúa más viva que nunca y será obligación del visitante dejar el suyo. Como recuerdo, una fotografía en el célebre balcón que fue testigo de estos amores ilícitos sellará esta simbólica visita.

El literario balcón de Romeo y Julieta

El literario balcón de Romeo y Julieta

Pasear por las recoletas calles repletas de encanto medieval de Verona será un auténtico placer. Y de sus plazas, gustarán especialmente la Piazza Bra y la Piazza dei Signori.

Otros lugares por los que merece la pena transitar son el Ponte Pietra y el Ponte Scaligero. Mágicas parecen las aguas a sus pies e idílica la imagen que devuelven de la propia ciudad.

Finalmente, de sus edificios importantes, mejor no pasar de largo por la iglesia de Sant’Anastasia y la de San Zeno Maggiore, dos auténticas joyas imperdibles. Y de sus museos, nos quedamos con el Museo di Castelvecchio.

¿Dónde comer en Verona?

Como buena ciudad italiana que es, Verona ofrece a sus visitantes excelentes platos repletos de sabor. Las opciones son muchas, pero de todas las posibles, se recomienda especialmente para comer el Antico Caffe Dante, situado en la Piazza Dei Signori. Famoso por proporcionar un servicio atento y amable, un ambiente sosegado y tranquilo y una carta muy variada en la que sobresalen sus risottos, es uno de los mejores locales para disfrutar de la buena comida. Y todo ello enmarcado por la bella estampa de la alegre plaza en la que se ubica.

Piazza Bra, que ver en Verona

La animada Piazza Bra, un buen lugar para comer en Verona

Para culminar la excursión de la forma más romántica posible, podemos cenar en La Cantina del 15; se trata de un restaurante italiano con mayúsculas que hace honor a la ciudad en la que se yergue. Situado en Corso Castelvecchio, cuenta con platos tan irresistibles como el estofado con salsa de formaggio. Un lugar al que acudir sin prisa y dejar que el tiempo transcurra lentamente entre bocado y bocado.

Y ya para terminar, mientras nos alejamos del Corso Castelvecchio, ¿qué mejor forma de despedirse de la ciudad mientras llegamos a la estación que degustando un maravilloso helado casero? En la Piazza Libero Vinco, una sorpresa para a los más golosos espera impaciente: la Gelateria Verona, donde solo con la materia prima más natural y selecta se logra el auténtico sabor del gelato italiano…

Y así, enamorados como nos vamos de esa ciudad llena de maravillas, nos vamos con la certeza de que nunca más pasaremos las páginas de la obra insigne de Shakespeare de la misma manera…

Mapa de Verona