Qué ver en Viena, 5 visitas que te gustarán

Los orígenes de la ciudad de Viena se remontan al año 500 antes de Cristo y, a partir de estos primeros asentamientos, la actual capital austriaca fue testigo de numerosos acontecimientos históricos. Su asentamiento, a orillas del río Danubio, hizo de ella un importante centro comercial y de comunicación, así como un centro cultural de primera magnitud en el mundo musical, filosófico y literario.

Todos estos hechos han sido los responsables de que la Viena actual posea un patrimonio artístico y cultural que hacen de ella uno de los centros más importantes del turismo mundial. Y la ciudad ha sabido acoger a sus visitantes que pueden encontrar una gran oferta de hoteles en Viena y una infraestructura de transporte muy adecuada.

Innumerables son los lugares que ver en Viena durante nuestra visita, y estos son algunos de los más emblemáticos :

Ópera de Viena

Edificio de la Ópera de Viena

La Ringstrasse

Es la calle más conocida de Viena y un buen punto de inicio de la visita a la misma. Es una amplia avenida circular –la traducción al español de su nombre es calle anillo- que rodea el centro histórico de la ciudad y en la que se alzan, a ambos lados de la misma, algunos de los monumentos más importantes de Viena: la Universidad, el Ayuntamiento, el Museo de Historia Natural, el Museo de Historia del Arte, la Ópera y la Bolsa, entre otros. Pasear por la Ringstrasse es ideal para una primera toma de contacto con las maravillas arquitectónicas que ofrece Viena.

Palacio Schönbrunn Viena

El Palacio de Schönbrunn y sus jardines.

Palacio Schönbrunn

Situado a las afueras de la ciudad, pero fácilmente accesible en transporte público, este bonito palacio, también conocido como el Versalles vienés y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996,  es uno de los monumentos más visitados de Viena. Construido como palacio de caza, pasó posteriormente a ser residencia de verano de los Hausburgo y fue en esa época en la que la emperatriz Maria Teresa ordenó la remodelación que daría lugar a lo que es hoy un impresionante edificio de estilo predominantemente Barroco, en su exterior, y con abundantes muestras de estilo rococó, en su interior. Destacan sobremanera los bonitos y extensos jardines que lo rodean.

Ópera de Viena

Uno de los puntos de visita imprescindibles en Viena, pues la ópera está íntimamente unida a la cultura de esta ciudad. El actual edificio de la Ópera fue construido en el año 1995 después que el original, del año 1869, fuera totalmente destruido en la Segunda Guerra Mundial. El nuevo edificio conserva parte de la estructura del primero e incorpora grandes mejoras en el diseño de las salas de audición, lo que lo han convertido en uno de los teatros de ópera más valorados del mundo. Se ofrecen visitas guiadas a los turistas, pero lo realmente excepcional es disfrutar de un espectáculo de ópera en directo.

Palacio Hofburg

Palacio Hofburg, una visita imprescindible

Palacio Hofburg

Es el palacio de mayores dimensiones de Viena y una de las mejores atracciones de la ciudad. Fue residencia imperial durante más de siete siglos y actualmente acoge la Biblioteca Nacional de Austria, la Escuela de invierno de equitación y es la residencia oficial del Presidente del Gobierno de Austria. El edificio, uno de los más visitados de la ciudad, presenta muestras de varios estilos arquitectónicos y numerosas salas que albergan tesoros de gran valor. Las zonas más visitadas son los antiguos apartamentos imperiales, particularmente la zona dedicada a la conocida emperatriz Sisi. Es posible, además, asistir a conciertos que se organizan con frecuencia en sus salones.

Prater de Viena

El Prater es la zona lúdica más grande de Viena

El Prater

Es el nombre que recibe el parque público más grande de la ciudad y el lugar donde se encuentra el parque de atracciones más antiguo del mundo. Merece realmente la pena pasear por sus gran avenida central rodeada de atracciones antiguas y por los caminos laterales en los que abundan árboles de varias especies. Dentro del parque encontramos la noria gigante, inaugurada en 1867,  un trenecito de vía estrecha y un planetario entre otras curiosidades. Además, el Prater es lugar de encuentro de los vieneses que practican deporte y que disfrutan del encanto que se respira en este bonito lugar.

Reserva hoteles baratos en Viena con Memarchodeviaje.com

Para saber más: Turismo de Viena